kike282002@yahoo.com

sábado, 10 de agosto de 2013

MONOLOGOS DE UNA PUTA

MONOLOGOS  DE UNA PUTA
            Jorge fue quizás mi último intento en el presente de tener una nueva relación afectiva en mi vida, Jorge era un lindo Morochito de 42 años, estudió derecho en la Católica, venia de una familia con una madre muy fuerte de carácter que sacó a todos sus hijos adelante ella misma, no toleró el engaño de su  esposo - papá de Jorge - y un buen día se mandó mudar con sus 3 hijos a empezar una nueva vida. No era una mujer que se dejase doblegar así no más, Jorge me contaba que ella solía decir que para trabajar solo le bastaba sus manos, piernas y cerebro completos. Y así fue Jorge y sus hermanos estudiaron en buenas universidades privadas solo con el trabajo de vendedora ambulante cevichera allá por los finales de los Ochentas. Una mujer de un temple de acero, una fuerza de voluntad indoblegable y una pasión indomable por lo que ella consideraba correcto.
            A mí Jorge lo marco mucho la relación con su madre, su madre era todo para él, era la esposa que nunca tendría, el ejemplo a seguir en esta vida. A mi Morocho o a  mi “Mono” como le solía decir yo, en clara alusión a su color de piel, pero sin ningún ánimo discriminador ni mucho menos lo conocí un día de sauna, tuvimos un encuentro bien caliente en una de las habitaciones de “descanso”. No era agraciado de cara, era más bien algo feíto, pero un cuerpo bastante formado por sus genes de negro. Un pene de unos respetables 18 o 19 cm quizás, duro, “venoso”, y vaya que lo sabía usar. En broma solía decirle que tenía una COCA COLA DE MEDIO litro para llevar entre las piernas.
     Después de conocernos formalmente y por “formalmente” entiendo decirle mi nombre y alguno  que otro dato personal  a él y de él a mí. Cansados y sudados mientras conversábamos después del primer polvo de la tarde. Sentí que tuvimos alguna química adicional a la que normalmente suelo tener con el resto de personas que conozco en las saunas gays. Aunque su rostro era la de un “Macho Malo” y serio, por su charla comprendí que era un “negrito muy sensible y tierno”. Y bueno.. Me afloró el instinto de madre y lo escuché y escuché unas 2 horas mientras manoseaba toda su oscura y tersa piel. Tocaba con cariño sus testículos, sus pocos vellos su pene prestándole toda la atención posible. Tuvimos un segundo round sexual, nos gustaba mucho hacer la pose:       él de pie embistiéndome con fuerza y rudeza y  yo en 4 “patas” al filo de la cama, mientras me tocaba la espalda suavemente y casi al final de eyacular cogiéndome los cabellos cortos de mi nuca a modo de cabalgata sobre una yegua, una yegua chúcara como lo era lo que siempre me sentí en el sexo. 
Nuestra química sexual era tal que apenas “se venía”, yo  aprovechaba en ese preciso instante para estimular mi pene y venirme casi al mismo tiempo. La penetración era tan intensa y deliciosa que yo ya estaba prácticamente listo para “darla”, solo me faltaba un pequeño toque y ya!
-------------------------- 0 -------------------------
Soy difícil de enrolarme en una aventura amorosa, de todos los gays que he conocido todos los días de mi vida hasta ahora puedo decir sin temor a equivocarme que el 98% al menos vive pendiente de tener una relación amorosa. Muchas veces a COMO DE LUGAR, y por eso se enfrascan con el primer marciano que ven y terminan mal o la ilusión se esfuma a los pocos días, y con  suerte a las  pocas semanas.
Considero que con los años aprendí a “leer entrelineas”, y aunque no parezco,  observo mucho a las personas que conozco o con las que interactúo, las frases que dicen, las historias que cuentan, la valoración que le dan a sus experiencias, la forma como se expresan, los gestos cuando mienten o cuando creen que me están engañando, las historias de sus anteriores relaciones, y  ya saben los clásicos:
“Terminé porque era muy celoso”,  / pero como eras feliz cuando esos celos te hacía  sentir especial o los  considerabas  -pruebas de amor - /
“Me engañó”, / Nunca has analizado porque realmente te engañaron ¿?.. Y si realmente no sabías que lo hacían, ósea vamos un engaño es feo que te lo hagan, pero te lo hacen cuando eres primerizo, inocentón, casi virgen …..Pero cuando ya has pasado por varias experiencias, entonces como hombre sabes perfectamente cuando hay algo que – No anda bien – Otra es que te hagas el idiota para no ver lo que pasa a tu alrededor.. “ojos que no ven.. “ /
“No me tomó en serio”, / Qué es tomarte en serio ¿?, más parece la necesidad de cumplir una condena en un penal de máxima seguridad que la firme ganas de disfrutar de la compañía de alguien, de necesitar de alguien a tu lado, de quererlo o amarlo, a mí me enseñaron que las personas se juntaban por  “A M O R”  /
 “No me quiso a pesar que yo hice mucho por él” / Se supone que por lo menos te debía fidelidad porque tú eras Buena gente con él, ¿?...Donde estaba tu mente mientras le pagabas la universidad, los gastos corrientes, los pasajes  la ropa, o quizás el diario de su esposa e hijos ¿?/
“Era un enfermo sexual, quería estar con uno y otro” / Ósea cuantos “unos y otros” esperaste para darte cuenta que él era una enfermo sexual, además existe la patología de enfermo sexual ¿?/
“Era interesado en mi dinero” / hummm... Esta es buena, me hace preguntarme: ¿Cuántas cenas, entradas al cine, pasajes, ropa, zapatos, polos, préstamos personales, entradas a la disco, licor, hostales esperaste para darte cuenta que solo le interesaba tu dinero?
Y sigue un largo etcétera  y etcéteras de interminables excusas que he escuchado de algunas personas que creen que son el sol y que los planetas giran alrededor de ellos. Claro que no soy inmune a los engaños, estafas, cucufate rías baratas, agotadores e interminables chácharas moralistas, cínicos, pequeñas sabandijas que pululan el ambiente gay y demás hierbas. Me he equivocado y mucho. Bastante diría yo.
La experiencia me hizo creer cada vez menos en las personas. No soy el mejor de los seres humanos, de hecho quizás soy bastante malo, es rico ser el malo de una comunidad, Porque hasta para ser malo… hay que ser inteligente!
 Así que años atrás decidí que ser directo y franco era lo mejor. Y es verdad que no se puede ser el 100% franco. Es un imposible psicológico, siempre habrá cosas que me guarde para mí, por miedo, porque sí tengo miedo como todos Uds. Miedo a fracasar, miedo al engaño, miedo a ser el hazmerreír, miedo a mis complejos e intricados laberintos emocionales. Pero en la medida de lo posible lo soy y creo que muchos “pocos” aprecian eso.
Cuando hablas claro y directo siento mucha empatía con algunas personas, y también siento la antipatía de otro tanto, “No les puedes gustar a todos”.. Pienso yo!.
Por eso meses atrás me animé en escribir algunas de mis experiencias, con sorna, algo de imaginación, otro tanto de exageración, mucho de verdad, y siento que eso me ha hecho bien, así que como consejo les diría que  si algún día quisieran  exorcizar algo de sus demonios que llevan dentro del alma y los atormenta?¿… escriban.. Escriban con sentimiento y verdad, y si quieren boten esas hojas  al mar o al río, o  quémenlo de ser necesario, es una experiencia placentera y alivio descargar las emociones negativas.
---------------------------- 0 ----------------------------
Jorge fue muy claro mientras tomábamos un café en un Restorán en LarcoMar con vista al Mar nubloso, triste y apesadumbrado de Lima,  una noche supuestamente romántica, algunos días después de conocernos. Me dijo:
Yo no acepto el engaño, Yo he tenido una relación de 8 años con un hombre al que amé y respeté mucho, y “nunca”, pero Nunca!!. Le fui infiel.
Yo le dije que eso no me podría ser posible si tendríamos una relación.  Yo soy un tipo liberal que no cree en la monogamia, que le ofrezco amor, respeto, tanto respeto que era capaz de compartir muchos de mis pensamientos y no ir corriendo donde el amigo a contarle lo bueno o lo malo que me pase con él, lo respetaría tanto que estaría dispuesto a ofrecerle lealtad si tuviéramos una relación, pero fidelidad ¿?.. No.
Me pidió explicaciones acerca de toda esa parafernalia de ser “OPEN MIND” (mente abierta), Pedido al que accedí inmediatamente porque siempre he creído en el debate de las ideas, más no en la imposición de las mismas. Sabía a lo que me enfrentaba, pues desde que un antiguo amigo me “lavo el cerebro” con las ideas que he conservado hasta ahora más de 18 años, no he dado marcha atrás, sigo pensando igual y hoy más bien con mucho  más madures.
------------------------------ 0 -------------------------------------
Ser “Open Mind” implica una persona abierta a nuevas ideas, a nuevas formas de vida, nuevos estilos de ver la vida, y no cerrarse en convencionalismos antiguos que solo traen desde mi punto de vista infelicidad, amargura, frustración……Ser “Open” o ser liberal  es ver la vida como si fuéramos un auto en una carretera y tuviéramos la posibilidad de virar hacia otros caminos que nos conduzcan más rápido y seguro a nuestro destino.
Muchas veces me he enfrascado en discusiones bizantinas con personas que enarbolan la Moral y la Decencia como ARTE DE VIDA, debates que me han ayudado a mejorar mis conceptos y mis armas de ataque intelectual. Yo soy consciente que no podré cambiar el mundo, no me interesa cambiarlo, creo que “aquel que quiera buscar su camino, lo sabrá encontrar si se lo propone, y que aquel no quiera salir de su ceguera, sordera y mudes…. pues que se le hace”
De todos mis detractores las luchas de ideas se centran en que yo pienso que  una relación de pareja debe de ser abierta a nuevas experiencias sexuales y  ¿si es posible con terceros?.. Por qué no!
Y es en este preciso punto que muchos me dicen que eso no es posible, y he aquí una lista con todo lo que me han dicho todos estos años:
-          Que primero es el respeto a tu pareja y al amor.
-          Qué Yo no respeto  las relaciones de pareja.
-          Que no amé, que nunca amé, y no tengo la capacidad de amar  a otros.
-           Que no soy maduro.
-           Que la vida no es así.
-           Que todos sentiríamos celos si vemos a nuestra pareja con otro. De eso puedo decir que particularmente he madurado tanto mis emociones que no sentiría celos, al contrario, sentiría placer de ver que otros desean a mi pareja, pero que él es mío de mente y espíritu y que solo presto su cuerpo para la satisfacción de ambos. Es un trabajo psicológico claro, y no se consigue de la mañana a la tarde. Se necesita  una amplia madures y sobretodo un gran desprendimiento aprendiendo a  separar estrictamente el amor del sexo.
-           Que la en la relación de pareja no todo es sexo.
-          ¿Que donde quedan lo celos?
-          Que si lo dejas ir por ahí con otros, se puede enamorar y tú no podrías hacer nada. Cuando la pareja que tienes se enamora de otro, pues entonces es que ya no te quiere.  Así que lo más sano es dejarlo ir.
Duele ¿?...por supuesto que sí, Haría la lucha por retenerlo ¿?.. Desde luego, Pero aunque en teoría es fácil decirlo, es muy difícil y duro de hacerlo. Pero todos aquellos que pasamos por una decepción amorosa sabemos que es lo mejor para ambos y en especial para uno mismo… aunque soy consciente que es duro admitir algo así. “EL AMOR ES LA PEOR DE LAS SITUACIONES, CUANDO LA  PIERDES ¿?.. NO HAY NADA QUE HACER”
-          Incluso hay de los que en nombre de dios defienden la monogamia, cosa absurda cuando en la biblia lo que más hay es la misoginia, la violencia, y el machismo intrínseco y antinatural.
-          El clásico “Qué soy malo”, un ser sin corazón que no permite ver el amor que otros me puedan dar.
-          Ah! Esta me gusta mucho: Conozco un amigo que piensa como tú, y es una “Puta” y le engaña a su pareja “de alma”. Cosa con la que no podría estar de acuerdo porque no avalo nada que sea o se parezca a engañar a las personas. En lo que si estoy de acuerdo, es que el amigo de mi amigo pues sí.. es una puta!
-          El “yo respeto como piensas.. pero no lo comparto”
-          Que cuando encuentres una persona que te satisfaga totalmente en el sexo no tendrás ganas de buscar a terceros. Cosa que tampoco  la comparto, puedo estar totalmente satisfecho con mi pareja como me ha solido suceder, pero ver un bocadito que se te cruza en tu camino y  poder saciar tu libido sin ningún remordimiento. Además  tener una relación open no es salir todos los días a buscar a alguien, es simplemente tener una especie de “visa permanente” de que se presentarse la oportunidad no tendrás reparos en tener sexo ocasional con un “X” y que por supuesto se lo contarás luego a tu pareja.
-          Y un largo etcétera que precede a la cara de desilusión y miedo por lo que soy capaz de hablarles.
Sin embargo en mi defensa puedo decir que Yo propongo la honestidad dentro de la pareja en su máxima expresión, la complicidad, la amistad, la franqueza real, la sinceridad, dentro de una relación sobretodo gay. 
Podría pasarme varias hojas explicando una a una las razones y de manera consistente que me lleva a  pensar así. Sosteniendo con firmeza y coherencia cada cosa a favor del pensamiento “Open Mind”.
            Pero no lo haré, Creo que a groso modo ya expliqué mi posición, y no me interesa entrar en un debate del que sé que desde aquí no lo ganaré. Algunos me envían la maldición de gitana: “Te quedarás solo y nadie te querrá”!... bueno señores “Mejor solo que mal acompañado”, además la soledad no es tan mala. Yo particularmente he aprendido a disfrutar de la soledad. No saben lo reconfortante que es.
            ------------------------------- 0 --------------------------------
            Con Jorge me explayé a mis anchas, y con toda mi artillería argumentaría intenté darle mi mensaje, de como soy capaz de amar, de que es lo que entiendo por relación de amor, afecto y respeto.
No logró entenderme. Siempre defendió sus enseñanzas de moral, lo que le enseñaron de la fidelidad, el respeto, y lo que entendía por amor y que no estaba dispuesto a ceder en eso, que eran ideas que definitivamente no las compartiría, que su madre por ejemplo “una mujer digna” jamás aceptó una infidelidad y que ese era su mayor ejemplo de vida.
 Sin embargo después de horas de charla y de 3 cafés capuchinos  se abrió una pequeña “ventana de luz”. Que en un primer momento de iniciar una relación con alguien,  esas ideas no las concebiría, sin embargo era cierto que ambos éramos y somos hombres y como tal, debemos de ser conscientes que nuestro “chip” sexual es la de ser pendejos y saca vuelteros y que cualquier hombre con dos dedos de frente lo sabe perfectamente.
Ambos sabíamos que sentíamos un “feeling”, a mí me gustaba mucho mi mono, me gustaba su inteligencia, me gustaba cuestionarlo, engreírlo, besarlo, mimarlo, tocarlo, sentía un gran deseo de su cuerpo, de su compañía, y aunque pensáramos diferente, creo que eso era lo lindo de ambos, nuestro permanente debate de ideas, tocaba con ironía y sarcasmo mucha de la forma como  pensaba. Así que decidimos iniciar una relación de pareja.
En las negociaciones intensas  que tuvimos “por ser Pareja” -  dejé astutamente un acápite de salvación, que en los primeros meses seríamos solo los dos y nadie más. Pero que podríamos tener la libertad de hablar de otras personas alrededor que nos agradasen, hablar de las fantasías de ambos, y que en algún momento meses después volveríamos a tocar el tema de abrir la relación de pareja a nuevas experiencias de vida, como tríos, orgías, etc etc. (cosas que no me eran tan ajenas hasta ese momento). Y así quedamos.
Nuestra relación con los meses fue madurando poco a poco, a Jorgito le encantaban las discos, venia de juntarse de un grupito de “locas Divas” que por tener profesión y vivir en distritos mesocráticos como Jesús María, Miraflores, Barranco, se creían “la crema de la crema de las locas gays de Lima”. Siempre vestidas con atuendos caros, hablando de sus viajes a Europa, o a USA, hablando 2 o 3 idiomas, escucharlas dialogar  era agotador  y ocioso, solo veía personas vacías que intentaban ostentar algo material o un nuevo novio guapo para suponer que eran las “chicas bendecidas por la mano de Dios”.
Pero a mi Mono le agradaban, sus compañeras de aventuras de muchos años, además que ahí vivía la abeja reina o su ex - pareja, una doctorcita de Essalud, aquella con la que había estado como 8 años. La peor de todas. Alguna vez tuvimos un intercambio de palabras con esa Perra en la discoteca “Perseo”. La que me calificó de: Microempresaria simple y gorda parecida a un Teletubbie.
Por supuesto no me quedé atrás, y la califiqué  de doctorcita que ganaba solo S/. 1300.00 soles mensuales sin descuentos en un servicio de Salud Semi - Estatal. (Sueldo de aquellas épocas), cuando mis ingresos eran varias veces eso por varios negocios que yo tenía.
Pero yo siempre fui un tipo simple, sin mayores pretensiones, ambicioso en muchos otros aspectos, pero simple en las cosas banales de la vida. Para ser gay y aunque intentaba vestirme bien, a veces tenía “la facha de una lesbiana camionera”, nunca he tenido el mejor de los gustos para vestirme.
 Recuerdo la discusión con “la doctorcita” en plena discoteca, “ella” con su trago de colores y yo con mi vasito de cerveza en mano. A la distancia cosas como esta me causan mucha risa.
Terminaba diciéndome por ejemplo: “recoge mi sobras pequeña gorda”,( porqué él era alto, de 1.75 aprox. Yo mido 1.65cm. ) y yo respondiéndole:
Bien que lo amas aún, si no, no te dolería tanto  verme con él, ah! Supéralo mami, YA NO TE AMA!!
 ….Y cuando necesite alguna consulta médica  te buscaré porque con mi dinero de pequeña empresaria yo pago los servicios profesionales de cualquiera! Porque no necesito un Seguro Social.
Calla enana!.. Nunca tendrás mi prestigio ni mis conocimientos. – Me respondía –
¿Qué prestigio?... sí nadie te conoce!.. Si tuvieras prestigio tendrías tu Clínica Privada. Y que yo sepa solo marcas tu tarjeta en Essalud de la Av. Grau.
 La mariconada era parte de la joda y de la risa. No sé si gané o perdí en las puyas que nos enviábamos, pero al menos era diversísimo. Jajajaja.
Su grupo se hacía llamar “THE PRESTIGE”. O como yo les solía decir: LAS LOCAS PRESTISHHH.
-------------------------------------- 0 -------------------------------
            Pasamos con sobresaltos y aun desconfianzas el primer año de relación con el Mono, la relación no era de lo mejor, a pesar que intenté inculcarle la confianza absoluta, él solo conocía el engaño y hacer las cosas de manera subterránea, ir con los amiguitos y contarles sus desventuras conmigo, pero no venir y decirme en mi cara los problemas y solucionarlos. Siempre he pensado que mi Mono nunca estuvo preparado para unas relaciones open y que quizás fue un craso error llevarlo hacía eso.
            Pero a pesar de todo eso, las cosas eran buenas, cuando salíamos charlábamos , charlábamos mucho, intensamente, yo siempre escuchándolo, haciendo de consejero, haciendo de psicólogo en un diván, sintiendo la responsabilidad de comprenderlo y entenderlo.
Escuchando cosas como por ejemplo: como la dictadora de su madre no debía enterarse que él era gay, Nunca!.. Porque podría morirse de la impresión, o el Por qué no podríamos convivir alguna vez ¿?...... al menos hasta que fallezca su mami, porque podría sospechar, o también escuchando las razones porque la vida es difícil y compleja, o las vicisitudes en su trabajo  y el debate permanente de ¿porque no ser liberal o por qué no ser un open mind?
            Un domingo saliendo de visitarme, pasar la noche en una discoteca, dormir  y almorzar conmigo en mi casa, me dijo: me voy a mí casa  ahí me quedo alistando mis cosas para mañana trabajar, me siento muy cansado. Yo le creí. Sin embargo le dije que posiblemente me vaya a la sauna, pero que no estaba seguro.
Pues bien, nos encontramos ahí, en esa sauna horas más tarde.  De hecho reconocí su silueta dentro de la cámara de vapor  entre penumbras, haciéndole toqueteos y reconociendo al palpo su cuerpo, su pene, su culo, y demás. Luego salimos a charlar hacía afuera, y me dijo que vino de última hora que pensaba que iría a otro sauna más no a ese,  que estaba en el centro de Lima. Desde mi forma de ver las cosas no podía reclamarle nada ya que yo entiendo cuando las personas quieren estar solas y necesitan variar “el menú”. Pero no me gustó la idea que no me lo dijera. Las cosas no andaban bien.
Las relaciones open son más estrictas con el tema de confianza y sinceridad, incluso mucho más que las relaciones tradicionales. Yo confió plenamente en mi pareja y sé que él me dirá todo, que solo quedará exento de contar las cosas de muy poca importancia. Yo esperaba que si hubiera tenido alguna aventura o estaría dispuesto a tenerla, me la contase, con confianza y que contaría con mi autorización y mi aprobación.
Una vez estresado por muchos motivos de trabajo, desmoralizado por cosas que no me salían en mis planes de proyectos, una mala relación amorosa con muchos altibajos, terminábamos y regresábamos a cada rato. Yo sabía que esa situación era insostenible que lo mejor era una ruptura al final. Pero cada vez que terminaba con él, lo empezaba a extrañar, y aunque mi orgullo no me lo permitía esperaba a que me llamase para “volver a intentarlo”. Detestaba ir a los discos, mi temperamento era de mandarlo al diablo cada vez que nos molestábamos.  La desconfianza nos inundó, yo no confiaba en él, y creo que ni él en mí.
Un día tuve que someterme a una operación quirúrgica, y tenía que guardar cama unos días. Yo esperaba que él este conmigo, a mi lado, en la silla de la habitación de la clínica. Pero no. No lo hizo, me dijo que quería irse a la discoteca. Y lo dejé ir. Pero después de ese gesto comprendí que a pesar de ser mayor que yo, era demasiado inmaduro, y que no estaba dispuesto a arriesgar más mi estabilidad emocional. Apenas me recuperase iba a terminar eso. Y esta vez para siempre.
Como todo final siempre hay lágrimas, pero era lo mejor, yo lo quería mucho, y si lo amé en su momento, pero esa inmadurez de “loca de discoteca”  me atormentaba, su mundo eran las discos, la ropa, el gimnasio, lo que opinaban y les sucedía a las descerebradas de sus amiguitas, chismes vánales, programas de televisión basura. Es curioso como alguien que estudió en una de las mejores universidades del país y ostentaba un trabajo y profesión de alto nivel intelectual podría ser tan banal en su vida, hablar de  cosas muchas veces sin mayor trascendencia. Ahora es posible que yo haya estado adelantado a mi época. Qué yo no sea de este mundo, que quizás sea una especie en extinción y que la vida debiera de ser más sencilla de la que me propongo, también lo he pensado.
Pasaron algunos años para reconciliarnos del todo, hoy somos amigos, Buenos amigos creo yo.  No volvimos a tener sexo desde  aquella vez que terminamos. Su pareja actual es una persona menor que él, una persona sencilla, sin muchas ambiciones personales en la vida. Hasta donde sé, se amán mucho. Se quieren y de vez en cuando tienen algunos problemas, como en todo lado. Su familia por fin se enteró que mi ex – mono es gay, su madre ya lo sabe y lo acepta bien. Incluso conviven, que era algo que siempre negó hacerlo cuando ambos estábamos emparejados.
Y muchos de mis pedidos y consejos para cuando éramos pareja ya lo hace, claro que no practican  ser open mind, dice que aún no se siente preparado para eso y que por el momento a pesar de los 3 años que lleva con su pareja, en el sexo la cosa va muy bien o al menos eso me cuenta.
Sigo  cuestionando mucho de su forma de pensar, y él aunque no comparte mucho de lo que pienso, calla para meditar la forma tan objetiva de como veo la vida. No sé si seguirá alguna recomendación  mía, tampoco es de mi interés aconsejarlo las pocas veces que nos vemos, creo que cuando me busca es para que yo lo escuche, y si algo aprendí en todos estos años de tratar a cientos de personas, es a escucharlas. Una vez le dije ¿porque si no piensa como yo?......¿ me llama y  me busca ¿?.
Me respondió que “justamente por eso”, contigo todo es diferente, no puedo confiar en alguien más para que me diga en mi cara lo que realmente piensa”, claro ¿que si se trata de hablar de idioteces? “para eso están sus otras amigas”. Supongo que fue una respuesta sincera.
En conclusión aprendí con los años que no hay recetas para  relaciones  de pareja. A veces si confías mucho, pierdes y si desconfías otro tanto.. Pierdes aún más. Aprendí que el ser humano es complejo, que ni para las relaciones open está asegurado el éxito. Por eso estoy solo desde hace algunos años.
Aprendí a ver a las demás culturas como trataron el tema de la pareja y aunque discrepo y odio mucho de la cultura Arábiga - Islámica, eso de que un hombre pueda tener varias mujeres dentro de un matrimonio no es tan descabellado después de todo. Y sin ir muy lejos en nuestros ancestros el famoso SIRVINACUY, o convivencia de prueba de las parejas que deciden juntarse. Como vemos la idea de matrimonio solo es un tema cultural que heredamos gracias  a nuestra religión Judeo Cristiana.  Con respecto a esto último es curioso que quienes pregonan no tener sexo para ser seres puros, nos digan precisamente cómo debemos de manejarnos en nuestra vida sexual.

Sí este fue  el “Monologo de una Puta”,  ¿?....pues soy una Puta, y que rico serlo y poder gritarlo a los 4 vientos, sin ningún remordimiento  ni sentimiento de culpa, a ver quién será la próxima monjita mojigata conservadora  que se cruce en mi camino.





No hay comentarios:

Publicar un comentario