kike282002@yahoo.com

jueves, 15 de mayo de 2014

CONSEJOS DE UNA PUTA VIEJA



CONSEJOS DE UNA PUTA VIEJA



Aquel sábado me quedé en casa en vez de ir a una discoteca y  decidí ver los programas de la noche, me  compré una exquisita hamburguesa y una gaseosa Inka Kola de medio litro y como cerdo empecé a hacer zapping echado en mi cama viendo  la tv. y aunque farandulero y amarillista me llamó mucho la atención el programa llamado AL SEXTO DÍA en Panamericana Televisión.

Tocaron temas que normalmente tocan, los sexuales, sórdidos ideales para alimentar el morbo de las personas y para competir con los más sintonizados programas de ese día.

Entonces me pegué a un reportaje de una anciana prostituta de 65 años que trabaja en el centro de Lima desde las tardes hasta las madrugadas. Llamada María la risueña anciana además poseía  un cuerpo delgado y hasta se podría decir con las cosas bien colocadas aun en su sitio, con la falta de algunos dientes al frente  ejercía el meretricio desde hacía 35 años, conociéndose todo lo que sucede y como ha venido cambiando para bien y para mal el centro de Lima.
La entrevista fue amena, simpática, y hasta aleccionadora.

------------------------------- o --------------------------------------------
Luis era un "chibolo" de 18 años que lo conocí por internet cuando tenía 17 pero que por varias razones dentro de ellas su edad recién pudimos consumar nuestro encuentro sexual aquel día de abril en el Hostal Paraíso del centro de Lima.
Luis es un chico grueso hoy, de piel trigueño claro, cuando lo conocí por Facebook hace un tiempo estaba más gordito, pero hoy estaba bien durito, un enorme y gran culo, piernas gruesas, un pecho que lo hacía un “torito”, y una ligera panza que había bajado hacía unos meses por una dieta que tuvo después de ingerir irresponsable-mente una sustancia que se supone lo haría adelgazar. Eso lastimó su sistema digestivo e estímulo su gastritis que desde ya antes lo sufría.

Se había rasurado la barriga porque adujo que no le gustaban sus vellos ahí, cosa que me pareció terrible siempre he admirado los pelos en la barriga de los hombres. Su pene de unos 15 centímetros de curvatura hacía arriba y mediano rosadito, testículos algo más chicos del promedio y algo tímidos ya que se escondían a cada momento hacía dentro de su cuerpo dejando un escroto encogido y arrugado. Su color de piel de trigueño claro, cachetón de rostro, y una nariz grande pero nada fea, desde mi punto de vista un rostro agradable, atractivo aunque él no lo creyese así.

Apenas llegamos entramos a la habitación, le puse luces bajas y nos empezamos a abrazar y besar apasionadamente, nos desnudamos poco a poco, y nos echamos en la cama, ambos sosteniendo nuestros penes duros que luchaban entre sí. Tocar su piel para mí es un placer, una piel joven suave, tersa, blanca y con esa luz tenue le daba una calidez intensa y erótica, le besé el cuello, luego el pecho las tetillas, succionándolas con delicadeza y mordiéndolas muy pero muy suavemente, pase mi lengua por su barriga semi plana, llegué a su pene lo tome entre mis manos, estaba durísimo y siempre en línea curva apuntando hacia arriba,  moví mis manos de arriba hacia abajo como masturbándolo,  lamiendo con cierto frenesí su glande, me acomodé de tal manera que intentaba lamer sus testículos y de ahí irme de frente a su ano levantándole sus gruesas piernas, dejándolo y  humedecido de saliva su pene, testículos y de ahí el camino que le sigue al culo me levanté de nuevo para volverlo a besar una y otra y otra vez.

----- Eres tan guapo Enrique, yo antes no quería porqué me sentía no sé, siempre me intimido con las personas que son bien atractivas.--- me dijo.

Jajajaja, yo me reí, jajaja que gracioso como dices eso, ni que yo fuera qué ¿?!, tu eres bello bebé, me encantas.---le dije.
Noooo!!.. Tú eres bonito, yo no tanto. ----- me dijo.
Uhmmm. Ya preocupado por el tono de la charla, le dije muy suavemente mientras lo besaba:

---- Bueno, ok yo soy guapo para ti y tu eres guapo para mí y fin de la discusión, jejejeje.. Estas lindo, si no, no estaría aquí contigo mi rey, recuerda que si antes no nos reunimos es por tiempo o por qué no podíamos, etc. Pero eso ya no importa, importa que estemos ahora y eso es todo.

----- Sí, si tienes razón. --- me respondió.

Él posteriormente  me manoseó cuanto pudo, me masturbó me la mamó como niñito a un chupete, y con su pene erecto me pidió que me volteara boca abajo para que se eche sobre mi e intente penetrarme posteriormente.

Todo iba bien pensaba yo, yo estaba caliente,  su cuerpo era un cuerpo que deseaba y me gustaba mucho, hasta que se “bloqueó”, su pene perdió firmeza y es como si se fuera una artefacto que se desenchufara, y aunque hizo el intento de seguir amándome a los pocos minutos solo atinó a recostarse a mi lado como un niñito que acaba  de sentirse mal por haber hecho una travesura.  

Es una situación que para una persona que ha tenido bastante experiencia sexual no me resulta desconocida, todos en algún momento nos hemos bloqueado por diferentes motivos, incluso pensé que quizás su naturaleza no era la de un activo sino la de un pasivo entonces penetrarme no estaba entre sus planes o al menos no es un psicología sexual.

Así que me calme y le empecé a acariciar la cabecita, el rostro y por supuesto todo su cuerpo, mirándonos, estando totalmente desnudos, de costado y  uno frente al otro, mi excitación pasaba y me invadió esa sensación de “mamá comprensiva” y nos pusimos a dialogar. El pene de Luis se durmió totalmente aunque igual lo seguí acariciando de rato en rato.

---------------------------------- O --------------------------------------------

María era la puta anciana que conocía todos los recovecos del cercado de Lima, María conocía a muchos de esos personajillos que pululan el centro en búsqueda de morbo, sexo, robos, drogas. Y muchos de ellos la conocían, durante el reportaje más de uno la llamó:

Habla Mary!..

 O habla Tía!...

 y no faltó un gordo mal vestido, a todas luces habitante nocturno misterioso y poco de fiar que le toco el poto de pasada  mientras ella era entrevistada por la reportera.

Cuando vio eso la entrevistadora le dijo:

 “Pero María, y eso ¿?..¿Por qué te dejas?, no lo consideras una falta de respeto?.

Ella sonrió con esa sonrisa sin dientes, y solo le dijo, jejejeje.. Ése que pasó es “mi sobrino” lo conozco años, es “raterito”, pero conmigo no se mete, al contrario me estima mucho aunque no lo creas  además me cuida, más de una vez así como lo vez a sacado cara por mí, por ejemplo de algunos “borrachines” malcriados,
…. huy amiga! Si yo te contara como es el centro de Lima, de noche es otra ciudad, hay de todo, vienen de todos lados, el que menos crees es malo, ha habido amigas más jóvenes que yo que se las han llevado en carro y luego amanecían muertas, golpeadas, o moribundas, y nadie saca cara por ellas, aquí la policía así te viera que te están matando se ríen y no se meten, por eso es mejor tener amigos que enemigos.

……. Ujujuy! Si te contara todo lo que he visto todos estos años, tendría pa´escribir varios libros jejejeje.

La reportera le pregunta, y no has pensado en retirarte ¿?..
María le responde con un tema triste y melancolico como fondo musical.

-----  Sí varias veces, yo vivo en cuarto alquilado, no tengo seguro, ni pensión  ni nadie que me mantenga, de que voy a vivir ¿?, gracias a dios me mantengo sana,  soy bien sana.

------ Me creerás que no me enfermo de nada hace mucho tiempo, ni se lo que es un hospital. Solo si me gustaría comprarme una plancha de dientes de adelante, señalando con una mano lo que a vista era obvio (sonríe entre vergonzosa y pícara-mente  mostrando sus dientes incisivos superiores faltan-tes).

---- La reportera le pregunta: ¿Y cómo perdiste tus dientecitos?
---- María responde: Eso fue hace años, me puse a tomar con un cliente que yo creía que era mi amigo, me llevó a su cuarto y parece que le entró “los diablos azules” y me empezó a golpear, y de  un puñete duro de frente me reventó la boca, luego empezó a llorar pidiéndome perdón yo sangrando y muy borracha me quedé desmayada, al día siguiente nos despertamos, ya estaba sin dentadura.

----- Y no le hiciste nada, no lo denunciaste a ese desgraciado ¿? –le preguntó la reportera.

----- María le dijo: No! Para qué, no te digo que no conozco hospitales ni postas ni nada, recogí mis dientes, mi amigo me dio algo de plata  y se disculpó pero yo también tuve la culpa, no recuerdo bien todo lo que pasó, pero a los 3 días ya estaba nuevamente trabajando.

---- La reportera le dijo: María tu vida es dura.

María bajo la mirada, como queriendo llorar y la cámara enfocando muy de cerca esos ojos, porqué para los periodistas las emociones venden, y aunque ese era un caso real y triste, ellos querían captar el preciso instante de dolor, de tristeza de la prostituta, pero en esta ocasión no lo lograron.

 María le respondió, levantando la cabeza:
----- Sí hija, mi vida es dura, pero ya me acostumbré, y aunque no lo creas vivo tranquila, y vivo feliz, y así será hasta que “él de arriba quiera pues”!

¿Cómo empezaste en esto María?, le preguntó la reportera:

----- Hace 35 años tuve un hombre al que quise mucho, lo amé como no sabes, nos fuimos a vivir juntos, yo dejé mis estudios de psicología en la san marcos --- recuerdo --- porqué él me dijo que me mantendría, pero al tiempo de vivir juntos, él me pegaba, me celaba mucho, llegaba borracho, todo el tiempo discutíamos, incluso perdí un bebé de él, un día me pateó duro y fue la última vez que fui al médico, lo último que supe fue que había perdido un feto de 2 meses y que probablemente ya no podría tener hijos.
Después de eso, pasó un tiempo más y éste señor me puso de “patitas en la calle”, me botó de la casa donde vivíamos solo con lo que tenía puesto, en serio!---- me botó a la calle con lo que llevaba encima, los 2 la habíamos comprado yo con lo que mis papás una vez me mandaban para estudiar y yo lo ahorraba como hormiguita, y él con sus ahorros, resulta que se había conseguido otra mujer y la llevó a mi casa y a mí me botó, luego conseguí trabajos pero pagaban muy poco y una vez caminando por aquí conocí a  una señora amiga –que ya murió -  que me vio triste y me dijo para ser esto pues… ósea ser puta , y estoy ya unos 35 años.

---- Y tus papás, tu familia ¿? Que pasó con ellos ¿? Le preguntó la reportera.

---- Mis padres murieron en provincia, una vez mi hermano vino a visitarme a Lima y descubrió lo que yo hacía y de ahí nunca más me habló. Me dijo que felizmente que nuestros padres estaban muertos, que era una vergüenza para la familia, Supe que luego se mudó a  Lima, pero ya no sé nada de él, … si está vivo o muerto ¿? No lo sé. De eso hace ya muchos años.

La entrevista seguía siendo escabrosa, tenue, triste y oscura al mismo tiempo y la reportera le pregunto lo obvio:

---Y no temes enfermarte, te haces chequeos ¿?

---- Antes me los hacía más, replicó María, ahora harán unos 4 o 5 años ya no, los hombres quieren hacerlo sin condón y a veces por 20 soles o menos accedo, a veces hasta por solo S/. 5.00 soles jajajajaja,….. pero yo me cuido, y no quiero pensar en que estoy enferma, el día que "diosito" quiera me iré con él, no dice la biblia que perdonó a María Magdalena ¿?. Espero irme al cielito no más! Jejejejeje.

Aunque la historia era conmovedora María veía la vida de manera positiva, nunca lloró, por ratos se ponía triste pero luego levantaba el rostro y con una sonrisa nuevamente se recuperaba, parece que nada malo la podía doblegar más a esta señora.
Hacía el final de la entrevista La reportera le hace una pregunta que me pareció interesante:

----- ¿Qué consejo le darías a las mujeres casadas y decentes?
María respondió con esa seguridad que solo tienen las personas con experiencia:

---- ¿Qué escuchen a sus esposos, que hagan el amor con ellos, “el hombre a veces solo quiere “tirar” y descargar, después puedes charlar todo lo que quieras, muchos clientes me buscan solo para que los escuche, me hablan de sus casas, sus trabajos, sus esposas, de los hijos , y todo es problema para ellos, y encima quieren tirar y la mujer no quiere. Es ahí que él hombre se vuelve salvaje y luego vemos tantas mujeres golpeadas, mujeres maltratadas, hasta muertas terminan. O no ¿?

La reportera le dijo: Ósea tú crees que los hombres son así porqué las mujeres no los entienden ¿?

----- Sí, claro que sí, ----- María respondió,

----- Las mujeres aunque no lo creas tenemos el poder, salvo cuando están borrachos son otros, pero a veces toman mucho por qué no los entienden, los hombres son unos niños, si yo hubiera sabido lo que ahora se cuando era joven quizás mi vida hubiera sido otra. A mi incluso a veces me dicen, Yo le pego a mi mujer porqué es así, solo se queja, no me atiende, y conmigo vieras como son, unas mansas palomitas jejejeje…yo los trato como si fueran mis hijos, o quizás mis nietos, jejejeje

  ----Ese sería mi consejo señorita.

El reportaje termina con la prostituta vieja caminado nuevamente hacía las calles del centro de lima, perdiéndose dentro del bosque de concreto, de luces de autos y de cielo sin estrellas con un fondo musical apropiado para la ocasión:

Pretty woman:


---------------- 0 --------------------------
En el hotel paraíso del centro de Lima, donde creo que por sus camas de concreto ha pasado todo gay de Lima que al menos alguna vez tuvo un encuentro furtivo y promiscuo, un gran  negocio que ha hecho del polvo gay de Lima gran  una mina de oro.

Luis y yo estábamos charlando y le preguntaba por si algo le preocupaba, sabía que tenía que ser todo oídos yo quería  escuchar que  es lo que le pasaba por su mente, que es  lo que él quería, también sabía por experiencia que un chico de 18 añitos requiere paciencia, muchas veces su vida es un mar de confusiones, de dilaciones e inseguridades.

Me contó algunos problemas familiares que lo agobiaban, al parecer provenía de un hogar con cierto grado de violencia que yo al menos no toleraría, una madre que no se logró  conectarse  con sus hijos por temas de trabajo o de no saber cómo hacerlo, un hermano aunque policía también drogadicto y no tan afecto a las leyes que él debiera defender, dos hermanas difíciles, una madre soltera con conflictos y otra sumamente rebelde y hasta puta en ocasiones. Luis es el menor de todos los hijos, su angustia lo ha llevado incluso a cortarse las manos haciendo rayitas en sus muñecas con un cortaúñas en los momentos que la violencia arrecia y explota en su casa, encerrándose en su cuarto, llorando a mares  y lastimándose  o castigándose por ser como es.

Para él lejos está de siquiera confesarle a alguien de su entorno que le gustan los hombres, también ve lejos la felicidad. Un padre que prácticamente no existe por lo borracho e irresponsable, y por supuesto una autoestima que no terminó de cuajar en un hogar aparentemente destruido y a la vez unido.

Yo solo escuchaba sus relatos y lo miraba de frente a los ojos, aunque su mirada siempre miraba hacia otro lado, miraba hacia abajo, como María la puta vieja, solo que Luis no lograba alzar la cabeza aún, no lograba superar sus infiernos.

 Estuve escuchándolo atentamente durante más de una hora, la "arrechura" dio un paso al costado y solo lo interrumpía cuando dentro de su historia perdía algunos detalles que pasaba inmediatamente a aclararlos. También lo interrumpía intentando defender a su mamá, que quizás la tipa era trabajadora, que quizás era infeliz pero en el fondo una buena persona que se preocupaba por él pese  a todo, que le pagaba la universidad  y que él no podía ver eso. Pero era la historia de él al fin y al cabo.

Eran tantos los reclamos que tenía para con su madre que yo me atreví a confesarle algunos míos, y contarle parte de la historia de mi vida, dentro de las tantas cosas le conté que yo amaba a mi madre, pero que mataría por qué alguna vez ella reconozca en mi algo bueno.

Le dije:
---- Mi madre es mi principal crítica, ella en un afán, no lo sé, quizás de sentirse bien y satisfecha consigo misma,  siempre me ha criticado cada cosa que hago, nunca alguna felicitación, nunca un te quiero, un te amo, aunque sé que me ama, que se sacó la mierda por mi cuando trabajaba de obrera de sol a sol literalmente, de que se prohibió muchas cosas por darme lo mucho o lo poco que pudo hacer con su trabajo extenuante y cansado.

Por qué mi madre fue madre soltera, de mi viejo?.. Ni te hablo, he querido más a mis mascotas que a ese huevón. Abandonó a mi vieja y yo simplemente le llegué al pincho.

Así que no te sientas mal papi, trabaja duro, estudia mucho, para que te superes y consigas tus metas, tus sueños y el tiempo curará las heridas bebé. Mientras le acariciaba la cara lo tome y lo abrace duro, y lo besé, lo besé intensamente, no sabría decir si lo hacía por él o por mí.

Luis en silencio solo me escuchaba y me miraba. Me miraba atentamente.

También le dije ya con los ojos brillantes de la emoción porqué es algo que no lo cuento así no más, pero que me ha tomado mucho tiempo analizar y analizarme:

Que a nadie se le enseñar a ser Papá o Mamá, que quizás todos en algún momento tienen la mejor intención de serlo, pero como seres humanos tendemos a fallar, unos fallan más que otros, que quizás algún día lo puedas comprender mejor.

----- Tú eres un buen muchacho, tienes que creer más en ti, eres lindo papí, ---No serás Bratt Pit, pero tienes tu atractivo.
---- Y siempre he creído que no hay mejor consejo que él que uno mismo pueda irradiar de la propia experiencia:

---- Papí,.. Hubo un tiempo que solía ser ambicioso, muy ambicioso y conseguí lo que quería, mis sueños se cumplían año tras año porqué trabajaba duro para conseguirlo, creía que la ambición no era tan mala después de todo. Un buen día todo lo que conseguí… lo perdí, por una historia que otro día te la contaré, pero que de esas épocas aprendí que lo que realmente era yo,  era un tipo amargado, preocupado por las cuentas, por mis metas, por pagar una cosa y otra ,  y nada me hacía feliz, nada!!!... a pesar que las conseguía, siempre quería más y más.

Después de perder-lo todo, comprendí que mi ambición era el producto de mis ganas de querer ser reconocido, de que alguien me diga: 
Bien hecho kike!!, de sentirme mirado y observado por el resto y que me alaben y halaguen. Pero todo eso era la consecuencia de la falta de atención de mi madre hacía mí, me dio lo que pudo físicamente y quizás ella entendía el amor de esa manera.

Ese gesto de no sentirme valorado por mi madre, hizo que no cerrará mi autoestima, hizo que no cerrará mi madures.

----- Pero ya vez!!.. “La vida nunca es suficiente”.

----- Con los años he descubierto papí que lo material puede que sea bueno, pero no es lo más importante, que son los sentimientos que viven en ti y lo que le das a los demás lo único que realmente importa. Pero esa es mi experiencia, tu tendrás la tuya y estoy seguro que en algún momento encontrarás esa paz que buscas papí.

Luis me interrumpía de rato en rato para contarme más cosas de él, sus inseguridades para con respecto a relacionarse con el resto de las personas, y que mucho se fijaba en su físico, no quería estar gordo porque al parecer dentro de la juventud de hoy ven que solo vale aquel que es delgado y atractivo. Y encima siendo el un futuro gay asumido tenía que fijarse en esos detalles.

“Tú no tienes porqué sentirte mal contigo mismo, eres guapo, estoy seguro que muchos gordos querrán estar contigo” jejejeje.

---- Luis me dijo que tenía miedo encontrarse conmigo, que le disgustaba no “estar a la altura física” , que yo le intimidaba pero que a la vez le despertaba cierta curiosidad y cierto morbo.

Le dije:

Bueno nene, ya estamos aquí, como vez…. Yo no muerdo… a menos que quieras jejejejejeje..
Gracias por escucharme Enrique, me hacía falta… y …
Cogió mi mano y la llevó hasta su pene que estaba bien duro, estaba “fierro”….  y me dijo:

---- ya no tengo miedo.

Y nos besamos apasionadamente.

Yo me recosté boca arriba y el encima de mí empezamos a acariciarnos nuevamente ya sin presión, sin complejos, solo a disfrutar de nuestros cuerpos, hicimos un 69 increíble y nos conectamos de tal forma que ambos eyaculamos en esa pose al mismo tiempo, fue rico, él tenía el poder sobre mi pene y yo sobre el de él, ambos nos manchamos de semen en el rostro y los hombros y luego nos sobre sentamos  en la cama y nos besamos para luego recostarnos llenos de nuestros propios fluidos en la cama y reírnos un montón, era la primera vez que lo veía reír.

Me sentí la Puta vieja, que aunque no tan vieja aún jejeje….. que con paciencia y sinceridad le da un “buen servicio” a un cliente que realmente lo necesita.