kike282002@yahoo.com

sábado, 10 de agosto de 2013

CHOCOSANDWICH DE VAINILLA

CHOCOSANDWICH DE VAINILLA
Cuando cumplí mis 15 años, empecé a trabajar para navidad en unos familiares en la zona de ambulantes en  el mercado de surquillo en el cruce de la Av. Dante para fechas de navidad. Y fue mi única experiencia como vendedor ambulante vendiendo tarjetitas navideñas y algunas otras chucherías para la fecha. Fue también mi primera experiencia como trabajador y creo que durante las 3 semanas que lo hice, no me fue mal.
Frente al puesto de donde yo me encontraba había otra familia que ya se dedicaba a eso de los objetos navideños  y con los que hice amistad en especial con Henry, un chico de tez clara, tendría 16 años, más alto, de unos 1.70cm. Recuerdo bien su rostro hermoso, unos ojos color negro y unas cejas aunque no muy grandes de largas, pero si bien tupidas. Unos labios que parecían pintados, carnosos y unos dientecitos blancos medios conejitos que se apreciaban bien cuando se reía.
 Desde mi punto de vista un “HOMBRE MUY HERMOSO”, de hombros anchos que lo hacían ver como un “roperito” dando la impresión de ser musculado, además de unas piernas ligeramente velludas y gruesas aunque no musculosas. Siempre que podía apreciaba sus piernas y su bulto entre las piernas, ya que Henry paraba con short. Cuándo pienso en él lo recuerdo normalmente con sus shorts  negros de color y sus polos  blancos. Nunca me han atraído los hombres con cabellos ensortijados, pero Henry es la excepción, esos cabellos lo hacían ver muy varonil, sus cabellos al igual que sus ojos eran negros intensos.
Lo que más me gustaba de Henry era su carácter, todo el tiempo paraba riéndose, haciendo bromas, y mirando a las chicas que pasaban por ahí, las sireaba con descaro y muchas veces paraba erecto cuando veía a una que le correspondía al coqueteo.
Yo cuando miraba esa escena quería matarlas a las atrevidas y coquetonas, sentía unos celos desconmunales…….. Pero solo atinaba a bajar la mirada y festejarle su frescura. Vivía apasionado por él, todos los días que me levantaba para ir a trabajar esas 3 semanas que duró mi “cachuelo” solo pensaba en que me dirá ahora Henry, ¿cómo se cogerá el bulto cuando se arreche?, ¿se rascará los huevos delante de mí?,…. ¿me contará una nueva historia de cuando penetró a una flaca en su colegio, o en una fiesta, o cuando una chica se la chupó?----. Era una fantasía terrible para mí, no había día que no me masturbara pensando el día que me mirara y me dijera “tócamela”….al menos.
Cierto día de mucho calor, se animó a comprarse un helado de D´ONOFRIO, un sándwich de vainilla y galletas de chocolate,  nunca había probado ese helado, y al verlo me antojé y me compré uno para mí.
…mientras lo comíamos, le dije:
---oye…está ¡bien rico!...
Me respondió ----sí, a mí me gusta mucho este helado, me gusta el chocolate y la vainilla.
…Nunca lo había probado, repliqué. Eran como las 2 :00 de la tarde y la calle estaba bastante tranquila, incluso dentro de lo bullicioso que puede ser el mercado , pues recuerdo que había  bastante silencio, además que no se divisaba mayores personas transitando.
Mientras comíamos los helados y conversando de cosas intrascendentes, tomamos un silencio en nuestra conversa ---y me dijo: -----…Oye, ¿te puedo hacer una pregunta?
-----Sí claro Henry dime, -----------yo no sospechaba  la pregunta que vendría, así que seguía comiendo con paciencia mi helado.
--- ¿Eres cabrito?...
……… Yo casi me atoro de la impresión por la pregunta,
-----No es que  hasta ese momento alguien nunca  no me lo haya preguntado antes,  
------pero simplemente creía que era una etapa que tarde o temprano se me iba a pasar, el caso que siempre creí que lo disimulaba muy bien hasta donde sabía. Entonces según yo,  nadie debería tendría  motivos para que alguien piense así de mí.
….A los pocos segundos de seguro me encontraba sonrojado y sin dónde meter la cabeza, le dije: --- ¿Qué?...Po..po..¿Por qué dices eso?...qué te pasa COMPADRE?...
----Me respondió--- Porqué te he observado y nunca me hablas de chicas, me dijiste que habías tenido enamoradas, pero como que no te gustaron mucho, ósea no eres como los demás PATAS, que cuando te hablan de flacas se emocionan,… y eso…así que creí que eras cabrito…
Bu..Bu..Bueno, ósea no lo soy, lo que pasa que yo siempre he sido un pata tranquilo, estudioso, y creo que todo llega con la edad, ---le respondí.
Pero…¿ ya has estado con flacas?,…¿ te has comido alguna flaca?
---Bueno no, pero me gustan “las flacas”, solo que quiero encontrar una bien bonita para mí.
---MMM---Además a veces he visto como me miras la pinga…
---´tas  wwebon oe!!!..., jajajajaja como crees.. /Ni yo mismo me creía tanto cinismo de mi parte/
--Pero normal pe´ Chato!... Yo en mi cole tenía un Pata que era cabrito también. Y normal, es mi pata, hasta ahora va a mi casa, conoce a mi familia, todo chévere… hasta me lo he levantado jajajajajajaaja.
--- ¿Qué,…  en serio?...
            Me dijo: jajajajaja, ya vez?, como te emocionas, jajajajaja, pero hablando la verdad pues, claro, normal. (Mirando de un lado a otro por si hubiera alguien acercándose/…..Yo me quedaba medio pensativo y atinaba a una risa nerviosa y estúpida….
---jajajajaja, pero ya te dije que yo NO!...no entiendo porque insistes..
---Mmmm, ¿no sé por qué no te creo??...
----Haber.. ¿QUIERES VERME LA PINGA?, SI O NO?...FRANQUEATE, ESTAMOS LOS 2 SOLOS, DIME QUE SI….. Y  YA!.... TE LA MUESTRO, MIRA (se cogió la entrepierna y le observé un buen bulto), MIRA,´ TOY “AL PALO”.
---Mi vida pasó en unos segundos y solo atiné a decirle “ AVER PUES”---TANTO QUE HABLAS.. Yo recuerdo que en ese momento  YO estaría erecto y mojado de la manera más precoz que he podido pasar. Su franqueza me parecía interesante, y excitante al mismo tiempo.
Entonces se bajó el short y se sacó su pene erecto, estaba ligeramente lubricado su glande. Yo sentía mi garganta seca, miré de un lado a otro para saber si alguien me jodería el momento, siempre con miedo y mucha excitación.
Entonces, sacudió su pene, se tocó su glande, se humedeció sus dedos y se los llevo a la nariz y dijo: HUMM..LEJÍA!..JAJAJA
¿Por qué no me la chupas?---me dijo----- aquí no más, no hay nadie yo veo, si alguien se acerca…
Yo muy excitado y con miedo, le dije oye no,¿ qué te pasa?!!...
---Sabía que te gustaba la verga, si quieres puedo ser tu MACHETE ¿?..... Normal, Uds. La Chupan bien rico!!….
Yo seguía con la boca seca, y sin poder acercarme, temía que alguien vendría, me descubriría y le fuera con el chisme a mis familiares. Pero juro que estuve a punto de acercarme y tocársela. Tantos sueños húmedos, tantas masturbadas porque llegase ese momento y ahora tenía la oportunidad, de verle la verga, tan derechita, tan rojita de cabeza, blanca a tal punto que se le notaban las venas del tronco, grande desde donde la podía ver, sus vellos púbicos negritos como su cabello.
Ya mira, me la voy a correr, ´ toy arrecho, mira si viene alguien, y me avisas ah!, y de paso “te ganas”.
Se empezó a masturbar, lo veía como se la corría, siempre ambos en alerta por si alguien vendría, masturbándose en plena calle, detrás de los puestos ambulantes que tenían sus mesas de exhibición de los productos navideños altas, cosa que ambos quedábamos “algo escondidos” del público y nos levantábamos apenas alguien se acercase al puesto, era excitante y a la vez difícil de hacer. Ambos puestos uno frente al otro.
Se veía lindo, cerrando sus ojitos, mirándome por ratos de reojo, cogiéndose el short negro hacia abajo y su pene hacía el otro, me miraba de reojo asegurándose que yo lo estaba mirando….Hasta que eyaculó, y microsegundos antes que derramara su leche al piso de la acera donde estaba colocados ambos puestos ambulantes, me dijo: mira ya me vengo, mira, y en ese momento alzó su mirada hacía mí y yo me había distraído en segundos para ver si alguien se asomaba, y  recriminándome en una voz  un poco más alta:
----MIRA PUES, YA ME ESTOY VINIENDO!!.
YO raudo volví mi mirada a su pene, viendo como derramaba su leche blanquita, quizás la vi más blanca de lo normal, mientras él que se encontraba sentado en una banca sin respaldar, movía su pelvis como intentando empujarla hacia arriba.
Luego con su pie, tal y como si quisiera borrar “la evidencia”,  movió el líquido que había en el piso. Sacudió su pene, saco un poco de papel higiénico y se empezó a limpiarlo, yo ya había eyaculado dentro de mi pantalón, fue una escena muy erótica.
 En ese preciso instante cuando ya se había cubierto con su short y yo me sentía muy nervioso, llegó la que era mi jefa, el pariente lejano que me había dado el trabajo y decirme que me vaya a almorzar al restaurante de siempre. Yo entre nervioso y sin hambre y la verdad sin ganas salí a almorzar, no sin antes ambos mirarnos con esa mirada cómplice, Henry me guiñó un ojo,  sabía que no le diría a nadie  y yo mucho menos comentaría  lo que acababa de suceder ….aparte que no tenía en ese entonces a quien contarle eso. Esa fantasía hecha realidad.
Ya en el baño del restaurant  procedí a limpiarme todo mi calzoncillo, incluso estaba tan mojado de semen, que decidí sacármelo y botarlo, porque era obvio que no podría mantenerme así toda la tarde.
Cuando regresé más tarde al puesto, no encontré a Henry, si no a su hermana, una muchacha de unos 15 años muy guapa y delgada además, y con la que incluso mi amigo compartían esos rulos o cabellos ensortijados de un negro intenso. Ella también era una chica deliciosamente guapa. Pero con la que yo apenas conversaba. Henry ya no regresó más ese día.
Al día siguiente  retorné a trabajar en lo que sería mi último día de trabajo, porque ya era 24 de diciembre y como había entrado a trabajar por campaña navideña, ese día iba a ser mi último día de trabajo.
Saludé a Henry,… ¿Cómo estás “Choche”?...
/Yo la noche anterior no paré de masturbarme, creo que habré tenido “La gran  maratón masturbadora de toda mi vida” /
-          Me masturbé apenas llegué a casa, luego antes de dormir soñé con Henry,
-          me desperté a las 2 o 3 am, me volví a masturbar,
-          luego a las 6am. Me volví a masturbar---siempre pensando en él ---,
-           luego en la ducha antes de salir a trabajar, mientras en iba en el bus hasta surquillo, yo sentado con mi manos me tocaba el pene, pensando en la tarde anterior y de hecho ya tenía una erección……
-----Habla Chato! Y que planes para hoy?, ¿dónde será tu tono? -----me dijo Henry---
No amigo, navidad la paso en casa, respondí.
------ En mi casa también harán cena, pero de ahí me quito con mis causas a la casa de unas flacas, --------- eso fue todo lo que charlamos en ese momento---
Cómo había mucho público todo el día, y aunque me moría de las ganas de hablar de lo del día anterior con Henry, pero nunca se presentó  la oportunidad.
Ya a las 5:00pm aproximadamente, mi jefa viene al puesto y me dice: Ven Kike, te voy a pagar, ------ en lo que yo vi que era mucho dinero hasta ese entonces y mi primer “sueldo”----------, Estaba alegre, me sentía bien conmigo mismo, /EN AQUEL ENTONCES ME ENTUSIASMADA MUCHO LA NAVIDAD Y ME SENTIA MUY BIEN CELEBRARLA/.
Mi jefa me dio mi paneton,  me agradeció por “los servicios prestados” y también me dijo que ya era tarde para mí, que ella atendería a partir de ahí y quizás se quede hasta después pasada las 12.00, que eso era cotidiano en muchos comerciantes.
Yo no veía a Henry por ningún lado, le pregunté a su hermana si lo había visto y esta me respondió: “Donde estará ese loco”¿? ¡!.----encogiendo  sus hombros y mostrando  poco interés por el paradero de su hermano.
Yo hacía algo de tiempo pesé a que ya me habían pagado y  habiendo agradecido el favor de contratarme por unos días, mi jefa me dijo:
 Oye!! …..Ya es tarde, ya vete a tu casa, tus familiares se van a preocupar, además los carros mientras más tarde, más lleno pasan. Ten cuidado.
---Bueno si, ya me voy “CARMEN” (mi jefa),….ah!... sí lo vez a Henry le dices que le mando saludos, me olvidé saludarlo por navidad.
Carmen me respondió:   
Yaaaaaaaa!!...yo le digo a ese VAGO que le deseaste tus saludos. Ya váyase!!!..
Y sí, En los pocos días que conocí a Henry, podría decir que si era un vago y un relajado, Pero era hermoso y los “hermosos pueden ser lo que quieran”….
Tampoco   me importaba eso. Nunca más lo volví a ver.
Semanas después ya en verano voy  a Surquillo  e intento ubicar a Henry  para saludarlo.
Con él que yo aún tenía fantasías húmedas y pervertidas.
Soñaba con él, sentía que me tocaba, sentía su olor cuando pensaba en él, siempre en mi mente se aparecen esos segundos cuando eyaculaba, esos labios rojos cuando se los mordía, esos ojos bastante negros que resaltaban en sus pupilas absolutamente blancas,  
Además de sus politos blancos y sus shorts negros, sus cabellos ensortijados negros azabaches y esa boquita  comiendo ese helado de vainilla con galletas de chocolates llamado CHOCOSANDWICH. Y es el que hasta ahora siempre compro y no puedo evitar recordarlo.
Su Hermana mayor, una chica de unos 25 años supongo, igual de guapa, aunque un poco de piel más oscura y con los mismos cabellos ensortijados que Henry, me respondió cuando pregunté por él:
“Sé fue a España con mi tío…. A ver si ahí trabaja y hace algo por la vida”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario